Palo Azul vs. Bacteria

bacteria

¡Estudios médicos encuentran que el Palo Azul puede tratar las caries, E.coli y el mal aliento!

¿Los beneficios de este té mágico parece que nunca se agotan verdad? ... Al parecer no!

Un estudio probó 47 plantas diferentes para el tratamiento de enfermedades dentales como el dolor de muelas, caries, enfermedad periodontal y gingivitis. 

¡Resulta que el Palo Azul fue una de las plantas que mostraron el mayor efecto inhibitorio contra ciertas enfermedades bacterianas! Por esta razón, fue una de las plantas utilizadas más frecuentemente para tratar las caries, el de dolor de dientes, enfermedades de las encías y el mal aliento!

mujer con dientes perfectos

Sorprendentemente, otro estudio incluso encontró que “mostró buenos efectos antimicrobianos contra E. coli! 

¿Como puede el Palo Azul proteger contra las bacterias?

La respuesta es simple: Flavonoides.

En caso de que nunca has oído de los flavonoides antes, son productos naturales que se encuentran comúnmente en vegetales, frutas, plantas, corteza, flores, vino y tés como Palo Azul.

palo azul y flavonoides beneficios

Hay un montón de estudios que han encontrado numerosos beneficios para la salud en los flavonoides y estos se atribuyen a sus "propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antidiabéticas, antienvejecimiento, antihipertensivas, antibacterianas, antimutagénicas, antivirales y anticancerígenas."

De hecho, una revisión médica que analizo los resultados de 161 estudios mencionó que los flavonoides demostraron ser potentes inhibidores antimicrobianos y virales.
Por lo tanto, se encuentra que son eficaces contra muchas enfermedades infecciosas (bacterianas y virales) como el E. coli.

palo azul vs bacteria

* ¡Aqui les compartimos un dato interesante!

"Los flavonoides son sintetizados por las plantas con el fin de combatir la infección microbiana. Es debido a su potente actividad antibacteriana, antimicrobiana y antiviral que el Palo Azul muestra actividad inhibitoria contra E. coli.”

Un gran numero de estudios ha sugerido efectos protectores de los flavonoides contra muchas enfermedades infecciosas (bacterianas y virales) y degenerativas como enfermedades cardiovasculares, cánceres y otras enfermedades relacionadas con la edad.

palo azul hierbas plantas antioxidantes

Finalmente, un estudio concluye lo siguiente:

"Los flavonoides también han sido reconocidos por su actividad antimicrobiana y muchos investigadores han aislado e identificado las estructuras de los flavonoides que tienen propiedades de actividad antifúngica, antiviral y antibacteriana. Debido a esta propiedad, muchos flavonoides ahora se están utilizando extensivamente en los campos de la nutrición, la seguridad alimentaria y la salud."

Así que vamos adelante con la investigación para aprender todo sobre porque el Palo Azul puede ayudarte a tratar su boca bien y tener un gran aliento!

A continuación, hemos resumido los puntos clave de TODOS los estudios médicos que hemos analizado y también hemos citado toda la literatura científica.

¡Disfruta! :) 

…Y no olvides ayudar a tus amigos y familiares compartiendo MagickTea Palo Azul con ellos!

libro beneficios y estudios de palo azul

 

Puntos clave de TODOS los estudios

• Un estudio probo 47 plantas y concluyó lo siguiente: “Nuestro estudio demostró que la mayoría de las plantas medicinales mostraron un efecto antibacteriano en vitro, y justificaron al menos en parte su uso en la medicina tradicional.”

• El mismo estudio mencionó que “los usos más frecuentes fueron para tratar el dolor dental, las enfermedades de las encías, el mal aliento y las caries.”

• Además, este mismo estudio encontró que Eysenhardtia polystachia (Palo Azul) fue una de las plantas que mostraron el “efecto inhibitorio más alto contra Streptococcus mutans y Porphyromonas gingivalis.”

• Una revisión médica que analizo 161 estudios mencionó que “los flavonoides demostraron ser potentes inhibidores antimicrobianos y virales. Por lo tanto, se encuentra que son eficaces contra muchas enfermedades infecciosas (bacterianas y virales) como él E. coli.”

• Otro estudio encontró que el Palo Azul “mostró buenos efectos antimicrobianos contra E. coli” y concluyó lo siguiente: “Los resultados aquí presentados corroboran el uso medicinal popular de Eysenhardtia polystachya (Palo Azul) en el tratamiento de infecciones, diarrea, inflamación y dolor.”

• Finalmente, un estudio concluyo que los "flavonoides muestran actividad contra varios tipos de virus, incluidos el HSV, el virus sincitial respiratorio, el virus de la polio y el virus Sindbis."

       

      Así que si quieres cuidar tu dentadura, tener buen aliento y combatir infecciones bacterianas y virales…

      ¡Prueba el Palo Azul y trata bien a tu cuerpo!

      boton para comprar palo azul
       

      ESTUDIOS MEDICOS

      *Palo Azul se refiere comúnmente por su nombre científico: Eysenhardtia polystachya / E. polystachya / E.P - Cyclolepis genistoides / C. genistoides

      *Muchos de los estudios fueron publicados en ingles, así que utilizamos un intérprete certificado en traducciones de Español/Inglés por Cyracom International para traducirlos a Español.

       

      (Oct, 2018) Pharmacological and toxicological study of a chemical-standardized ethanol extract of the branches and leaves from Eysenhardtia polystachya (Ortega) Sarg. (Fabaceae)

      Eysenhardtia polystachya se utiliza para el tratamiento empírico de cáncer, infecciones, diarrea, inflamación y dolor. Este estudio identificó, utilizando GC-MS, los principales componentes químicos en un extracto de etanol de E. polystachy (EPE) y probó sus efectos citotóxicos, antimicrobianos, anti-diarreicos, antiinflamatorios y antinociceptivos.

      Conclusión: EPE ejercio efectos antiinflamatorios in vitro, principalmente, por la disminución en la producción de H2O2 (IC50=43.9 ± 3.8 µg/ml), e IL-6 (73.3 ± 6.9 µg/ml). EPE (ED50=7.5 ± 0.9 mg/kg) y D-pinitol (ED50= 0.1 ± 0.03 mg/kg) mostraron actividad antidiarreica, y efectos antinociceptivos en la prueba del ácido acético con el  117 ± 14.5 mg/kg para EPE y 33 ± 3.2 mg/para D-pinitol. EPE también mostró actividad antinociceptiva en la fase 2 de la prueba de formalina (ED50= 48.9 ± 3.9 mg/kg), sin inducir efectos hipnóticos ni alterar la actividad locomotora en ratones. Además, EPE carecía de actividad citotóxica (IC50> 300 µg/ml) en las células cancerosas humanas, pero mostró buenos efectos antimicrobianos contra E. coli (CIM=1,56 µg/ml) y S. aureus (CIM = 0,78 µg/ml).  Los resultados aquí presentados corroboran el uso medicinal y tradicional de Eysenhardtia polystachya en el tratamiento de infecciones, diarrea, inflamación y dolor. D-pinitol, el principal metabolito de EPE, mostró efectos antinociceptivos y antidiarreicos con una potencia similar en comparación con los medicamentos estándar.

      con los medicamentos estándar.”

       

      (June 14, 2012) Ethnobotanical survey and antibacterial activity of plants used in the Altiplane region of Mexico for the treatment of oral cavity infections

      La encuesta etnobotánica realizada en este estudio mostró 47 especies de plantas utilizadas en la región de Altiplano de México para el tratamiento de enfermedades dentales como dolor de muelas, caries dental, enfermedad periodontal y gingivitis. Los usos más frecuentes fueron para tratar dolor de dientes, enfermedades de las encías, mal aliento y caries. Las infusiones fueron la formulación más frecuentemente preparada.

      Los extractos etanólicos de Bursera simaruba, Cedrela odorata y Rhus standleyi (12.5–65.0 µg/mL), así como extractos en agua de Haematoxylon brasiletto, Punica granatum, Iostephane heterophyla, Amphipterygium adstringens, Argemone mexicana, Eysenhardtia polystachya (Palo Azul), Persea americana, Syzygium aromaticum, Cinnamomun zeylanicum, Cnidoscolus multilobus y Rhus standleyi (10.5–78.0 µg/mL) mostró el mayor efecto inhibitorio contra Streptococcus mutans y Porphyromonas gingivalis.
      Conclusión: Muchas plantas se utilizan en la medicina tradicional mexicana para tratar enfermedades bacterianas orales por los curanderos o pacientes. Nuestro estudio demostró que la mayoría de las plantas medicinales mostraron un efecto antibacteriano in vitro, y justificaron al menos en parte su uso en la medicina tradicional. Estos resultados fomentan nuevas investigaciones para extraer e identificar los compuestos químicos activos responsables del efecto antibacteriano observado.

       

      (2009) Chapter 18 -  Flavonoids and Cardiovascular Health

      Se han identificado más de 8000 compuestos con estructura de flavonoides, muchos de los cuales son responsables de los atractivos colores de flores, frutas y hojas. En las plantas, estos compuestos proporcionan protección contra la radiación ultravioleta, agentes patógenos y herbívoros [1, 2].

      Los estudios han indicado los efectos protectores de los flavonoides en enfermedades cardiovasculares y estas sustancias químicas poseen la bioactividad para afectar positivamente contra factores de riesgo cardiovascular como la oxidación de lipoproteínas, dislipidemia y disfunción endotelial. Los flavonoides tienen fuertes propiedades antioxidantes y, por lo tanto, pueden reducir el estrés oxidativo relacionado con la enfermedad cardiovascular. Se informa que el papel cardioprotector del té se debe al efecto antioxidante de los flavonoides, que actúan como carroñeros de los radicales libres.

      Los estudios epidemiológicos, clínicos y en animales revelan que los flavonoides pueden ejercer efectos protectores contra diversas enfermedades, incluidas las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Los flavonoides también poseen efectos antibacterianos, antivirales y antiinflamatorios. Los estudios de población han demostrado que la ingesta de flavonoides está inversamente correlacionada con la mortalidad por enfermedad cardiovascular [3-6]. Se han reportado flavonoides para afectar beneficiosamente los parámetros asociados con la aterosclerosis, incluyendo la oxidación de la proteína lipoproteína, la agregación de la placa sanguínea, la reactividad vascular. Se ilustran las propiedades antioxidantes, antitrombóticas, antiinflamatorias y hipolipidémicas que desempeñan un papel significativo en la mortalidad cardiovascular más baja con mayor ingesta de flavonoides[4, 5, 7]. Los estudios continuos de los mecanismos subyacentes a los efectos biológicos de los flavonoides vegetales pueden proporcionar nuevas estrategias para la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

       

      ACTIVIDAD ANTIMICROBIANA DE LOS EXTRACTOS DE Eysenhardtia polystachya texana

      Objetivo: Evaluación de la actividad antimicrobiana de los extractos de Eysenhardtia polystachya y E. texana, contra microorganismos de importancia médica. 

      Conclusiones: El extracto de E. polystachya presentó actividad contra E. aerogenes, P. vulgaris, S. aureus y S. epidermidis, presenta flavonoides, sesquiterpenlactonas, insaturaciones, oxhidrilos fenólicos

       

      (2016, Dec 29) (Medical Review: 161 studies) Flavonoids: an overview

      Los flavonoides, un grupo de sustancias naturales con estructuras fenólicas variables, se encuentran en frutas, verduras, granos, corteza, raíces, tallos, flores, té y vino. Estos productos naturales son bien conocidos por sus efectos beneficiosos sobre la salud y se están haciendo esfuerzos para aislar los ingredientes llamados flavonoides. Los flavonoides ahora se consideran como un componente indispensable en una variedad de aplicaciones nutracéuticas, farmacéuticas, medicinales y cosméticas. Esto se atribuye a sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antimutagénicas y anticancerígenas junto con su capacidad para modular la función clave de la enzima celular. La investigación sobre flavonoides recibió un impulso adicional con el descubrimiento de la baja tasa de mortalidad cardiovascular y también la prevención de la enfermedad coronaria. 

      Los estudios recientes sobre diferentes metabolitos vegetales han demostrado que los flavonoides pueden desempeñar un papel clave en los sistemas enzimáticos y receptores del cerebro, ejerciendo efectos significativos sobre el sistema nervioso central, como la prevención de la neurodegeneración asociada con la EA y la enfermedad de Parkinson(,15,119). 

      Tienen diversos efectos bioquímicos y antioxidantes favorables asociados con diversas enfermedades como el cáncer, la enfermedad de Alzheimer (AD), la aterosclerosis, etc. Los flavonoides tienen varios subgrupos, que incluyen chalconas, flavonas, flavonoles y las isoflavonas. Estos subgrupos tienen fuentes principales únicas. Por ejemplo, las cebollas y el té son las principales fuentes dietéticas de flavonoles y flavonas. Se estudiaron varios flavonoides para reducir la producción de Aβ de Alzheimer utilizando estudios de acoplamiento molecular.

      Mientras se trabaja en los inhibidores flavonoides conocidos de la lar-KAS III contra la meticilina- bacterias resistentesStaphylococus, encontrado que flavonoides tales como naringenin (5,7,4′-trihidroxi) y eriodictyol (5,7,3′,4′-tetrahydydroxyflavanone) son potentes inhibidores antimicrobianos de Staphylococcus aureus KAS III.(,82) trabajó en silinicoelling y estudios de acoplamiento de una enzima soberbia, a saber, Nueva Delhi metallo-β-lactamasa-1 (NDM-1), que es una enzima encontrada en E. Coli.

      Lu & Chong(,85) ejecutaron el trabajo computacional para predecir los modos de unión de derivados flavonoides con la neuraminidasa del virus de la gripe haemagutinina 1 neuraminidasa (H1N1) 2009. Utilizaron técnicas de simulación de la dinámica molecular para optimizar la estructura cristalina de rayos X de la gripe neuraminidasa H1N1 2009. Se encontró que los veinte derivados de flavonoides eran satisfactorios en la unión e inhibición de la actividad del virus. Estos hallazgos pueden ayudar a desarrollar una forma de fármaco potencial de los derivados flavonoides para el tratamiento de la enfermedad de la gripe H1N1.

      Kim et al.(87) informaron que una dieta rica en flavonoides se asocia con un riesgo reducido de ECV (enfermedad cardiovascular). El estudio se centró en los efectos individuales y totales de la dieta de flavonoides. Se encontró que una mayor ingesta de flavonoides estaba asociada con los factores de riesgo mejorados de ECV.

      Los estudios observacionales hecho por Hügel et al.(,89)indicó que los flavonoides dietéticos están asociados con una disminución del riesgo de hipertensión y ECV. Una dieta rica en todas las clases de flavonoides a través de hierbas y bebidas mejora la salud vascular, lo que reduce el riesgo de enfermedades. Se ha observado que el consumo de los mismos se asocia con una mejora en la función endotelial a través de la activación del óxido nítrico sintasa endotelial vascular y de la proteína quinasa B (Akt). El efecto de la ingesta regular de quercitina en la presión arterial en pacientes con sobrepeso y obesidad con prehipertensión e hipertensión en estadio I se estudió en setenta pacientes. Se midió la presión arterial ambulatoria y la presión arterial de oficina. Se observó que el nivel de presión arterial se redujo en pacientes con hipertensión(,90).

      Trabajó en flavonoides encontró que reducen la producción de proteína amiloide de Alzheimers (Aβ) a través de un factor nuclear κ-luz-cadena-potenciador de células B activadas (NF-κB)-mecanismo dependiente. Es comprobado que la Enfermedad de Alzheimer (EA) se debe a la acumulación de péptidos Aβ y la presencia de enredos neurofibrilares en el cerebro(,98,99). Se cree que Aβ desempeña un papel importante en el Alzheimer y se ha demostrado que ciertos flavonoides como genisteína, quercetina, taxifolina, caemferol, luteolina, apigenina, daidzeína, aminogeneisteína y α y β-naptofalvona pueden afectar la producción de Aβ. Recientemente, se sugirió que las propiedades reductoras de Aβ de los flavonoides están mediadas por una inhibición directa de la actividad de la enzima de escisión del sitio activo β-1 (BACE-1), la enzima limitadora de velocidad responsable de la producción de péptidos Aβ(,97). Se ha informado que existe una fuerte correlación entre la inhibición de la activación de NF-κB por flavonoides y sus propiedades reductoras de Aβ, lo que sugiere que los flavonoides inhiben la producción de Aβ en células enteras a través de mecanismos relacionados con NF-κB.

       Los flavonoides pueden prevenir las lesiones causadas por los radicales libres de varias maneras y una forma es la eliminación directa de los radicales libres. Los flavonoides se oxidan por radicales, lo que resulta en un radical más estable y menos reactivo. En otras palabras, los flavonoides estabilizan las especies reactivas de oxígeno al reaccionar con el compuesto reactivo del radical. Debido a la alta reactividad del grupo hidroxilo de los flavonoides, los radicales se vuelven inactivos, como se explica en la siguiente ecuación dada por Korkina & Afanasev(,108): Mencionaron además que esta acción protege las partículas de LDL y, teóricamente, los flavonoides pueden tener una acción preventiva contra la aterosclerosis.

       Los antioxidantes son compuestos que protegen las células contra el efecto oxidativo de las especies reactivas de oxígeno, y el equilibrio deteriorado entre estas especies reactivas de oxígeno y los antioxidantes resultan en estrés oxidativo. El estrés oxidativo puede provocar daños celulares que están relacionados con diversas dolencias de salud como diabetes, cáncer, ECV, trastornos neurodegenerativos y envejecimiento. El estrés oxidativo también puede dañar muchas moléculas biológicas y las proteínas y las moléculas de ADN son objetivos importantes de la lesión celular. Los antioxidantes interfieren con los sistemas productores de radicales y aumentan la función de los antioxidantes endógenos, protegiendo las células del daño de estos radicales libres

      Los efectos anticancerígenos de flavonoides como la tangeritina, 3-hidroxiflavona, 3 ', 4'-dihidroxiflavona, 2 ', 3'-dihidroxiflavona, fisetina, apigenina, luteolina daidzeína y genisteína han sido llevados a cabo por varios investigadores (151-154). Ren et al.(, 130) y Huang et al.(155), mientras se trabajaba en compuestos fenólicos naturales y su uso potencial para la prevención del cáncer, informó que varios flavonoides como taninos, estilbenos, curcuminoides, cumarinas, lignanos, quinonas y otros flavonoides tienen propiedades quimiopreventivas y también contribuyen a inducir la apoptosis al detener el ciclo celular, regulando el metabolismo carcinógeno y la expresión de la ontogénesis. Al explicar el posible mecanismo de los flavonoides en la prevención del cáncer, mencionaron además que los flavonoides tienen mecanismos de acción complementarios y superpuestos, incluida la actividad antioxidante y la eliminación de radicales libres, la modulación del metabolismo carcinógeno, la regulación de la expresión génica sobre los oncogenes y los genes supresores de tumores en la proliferación y diferenciación celular, la inducción. 

       Los flavonoides también han sido reconocidos por su actividad antimicrobiana y muchos investigadores han aislado e identificado las estructuras de los flavonoides que tienen propiedades de actividad antifúngica, antiviral y antibacteriana. Debido a esta propiedad, muchos flavonoides ahora se están utilizando extensivamente en los campos de la nutrición, la seguridad alimentaria y la salud. El efecto antiviral de los flavonoides se ha demostrado por Wang et al.(142), particularmente en el tratamiento para la infección viral.

      Los flavonoides, como los flavonoides, se asocian con tasas más bajas de demencia en la población(,156). Del mismo modo, Hwang & Yen (, 157) y Jager & Saaby (, 119) sugieren que las flavanonas cítricas como la hesperidina, la hesperetina y la naringenina podrían atravesar la barrera hematoencefálica y pueden desempeñar un papel efectivo en la intervención para las enfermedades neurodegenerativas. También se ha informado el papel de los flavonoides en la actividad antidiabética y antienvejecimiento (158-161).

       

      (2013, Dec 29) (Medical review: 166 studies) Chemistry and Biological Activities of Flavonoids: An Overview

      Las frutas y verduras son las principales fuentes dietéticas de flavonoides para los humanos, junto con el té y el vino.

      Se muestra que muchos flavonoides tienen actividad antioxidante, capacidad de eliminación de radicales libres, prevención de enfermedades coronarias, actividades hepatoprotectoras, antiinflamatorias y anticancerígenas, mientras que algunos flavonoides exhiben actividades antivirales potenciales. En los sistemas vegetales, los flavonoides ayudan a combatir el estrés oxidativo y actúan como reguladores del crecimiento.

      En gran numero de estudios ha sugerido efectos protectores de los flavonoides contra muchas enfermedades infecciosas (bacterianas y virales) y degenerativas como enfermedades cardiovasculares, cánceres y otras enfermedades relacionadas con la edad. Los flavonoides también actúan como un sistema de defensa antioxidante secundario en los tejidos vegetales expuestos a diferentes tensiones abióticas y bióticas.

      Los flavonoides que se encuentran en las cantidades más altas de la dieta humana incluyen las isoflavonas de soja, los flavonoles y las flavonas.

       Se cree que la modificación oxidativa del colesterol LDL juega un papel clave durante la aterosclerosis. La glabridina isoflavan, un importante compuesto polifenólico encontrado en Glycyrrhiza glabra (Fabaceae), inhibe la oxidación de LDL a través de un mecanismo que implica la eliminación de radicales libres [52]. Varios estudios epidemiológicos han sugerido que beber té verde o negro puede reducir las concentraciones de colesterol en la sangre y la presión arterial, proporcionando así cierta protección contra las enfermedades cardiovasculares. Los flavonoides contenidos en las bayas pueden tener un efecto positivo contra la enfermedad de Parkinson y pueden ayudar a mejorar la memoria en las personas mayores. Se ha observado un efecto antihipertensivo en la fracción flavonoide total de Astragalus complatusin ratas hipertensivas [55]. La ingesta de flavonoides antioxidantes se ha relacionado inversamente con el riesgo de incidencia de demencia.

      Los flavonoides poseen muchas propiedades bioquímicas, pero la propiedad mejor descrita de casi todos los grupos de flavonoides es su capacidad para actuar como antioxidantes. La actividad antioxidante de los flavonoides depende de la disposición de los grupos funcionales sobre la estructura nuclear. La configuración, la sustitución y el número total de grupos hidroxilo influyen sustancialmente en varios mecanismos de actividad antioxidante, como la eliminación de radicales y la capacidad de quelación de iones metálicos 

      Se observaron actividades hepatoprotectoras en flavonoides aislados de Laggera alata contra lesión inducida por tetracloruro de carbono (CCl4-) en hepatocitos neonatales cultivados primarios de rata y en ratas con daño hepático. Varias investigaciones clínicas han demostrado la eficacia y seguridad de los flavonoides en el tratamiento de la disfunción hepatobiliar y las quejas digestivas, como sensación de plenitud, pérdida de apetito, náuseas y dolor abdominal.

      Se sabe que los flavonoides son sintetizados por las plantas en respuesta a la infección microbiana; por lo tanto, no debería sorprender que se hayan encontrado en vitro para ser sustancias antimicrobianas efectivas contra una amplia gama de microorganismos. Se ha informado que los extractos de plantas ricas en flavonoides de diferentes especies poseen actividad antibacteriana [70,72,89,90]. Se ha demostrado que varios flavonoides, incluyendo apigenina, galangina, flavona y glucósidos de flavonol, isoflavonas, flavonas y chalcones, poseen una potente actividad antibacteriana [91]. Estos compuestos se reportan por su actividad ilegítima in vitroantibacteriana contra Vibrio cholerae, Streptococcus mutans, Shigella y otras bacterias [ ilegítima, 95]. Otro estudio demostró actividad inhibitoria de quercetina, apigenina y 3,6,7,3′,4′-pentahidroxiflavona contra E. coli DNA gyrase [98].

      La inflamación es un proceso biológico normal en respuesta a una lesión tisular, infección por patógenos microbianos e irritación química. La inflamación se inicia por la migración de las células inmunes de los vasos sanguíneos y la liberación de mediadores en el sitio del daño. Este proceso es seguido por el reclutamiento de células inflamatorias, la liberación de ROS, RNS y citocinas proinflamatorias para eliminar patógenos extraños y la reparación de los tejidos lesionados. En general, la inflamación normal es rápida y autolimitante, pero la resolución aberrante y la inflamación prolongada causan diversos trastornos crónicos [106].  Se informa que varios flavonoides como la hesperidina, la apigenina, la luteolina y la quercetina poseen efectos antiinflamatorios y analgésicos. Se ha informado que los flavonoides son capaces de inhibir la expresión de isoformas de óxido nítrico sintasa inducible, ciclooxigenasa y lipooxigenasa, que son responsables de la producción de una gran cantidad de óxido nítrico, prostanoides, leucotrienos y otros mediadores del proceso inflamatorio como citocinas, quimioquinas o moléculas de adhesión [110]. Gran parte del efecto antiinflamatorio del flavonoide está en la biosíntesis de citoquinas proteicas que median la adhesión de los leucocitos circulantes a los sitios de lesión. Ciertos flavonoides son potentes inhibidores de la producción de prostaglandinas, un grupo de potentes moléculas de señalización proinflamatoria [111].'

      Los factores dietéticos juegan un papel importante en la prevención del cáncer. Las frutas y verduras que tienen flavonoides han sido reportadas como agentes quimiopreventivos contra el cáncer [72,115]. El consumo de cebollas y / o manzanas, dos fuentes principales de la flavonol quercetina, se asocia inversamente con la incidencia de cáncer de próstata, pulmón, estómago y mama. Además, los bebedores moderados de vino también parecen tener un menor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, endometrio, esófago, estómago y colon [116]. La relación crítica de la ingesta de frutas y verduras y la prevención del cáncer ha sido exhaustivamente documentada. Se ha sugerido que se podrían lograr importantes beneficios para la salud pública aumentando sustancialmente el consumo de estos alimentos [117]. Se sabe que los flavonoides inhiben la producción de proteínas de choque térmico en varias líneas celulares malignas, incluido el cáncer de mama, la leucemia y el cáncer de colon [119].

      Se ha demostrado que un mayor consumo de fitoestrógenos, incluidas las isoflavonas y otros flavonoides, proporciona protección contra el riesgo de cáncer de próstata [132]. Es bien sabido que debido al estrés oxidativo, el inicio del cáncer puede tener lugar y, por lo tanto, los antioxidantes potentes muestran potencial para combatir la progresión de la carcinogénesis. El potencial de antioxidante como agente anticancerígeno depende de su competencia como inactivador e inhibidor de radicales de oxígeno [70,72,133]. Por lo tanto, las dietas ricas en eliminadores de radicales disminuirían la acción promotora del cáncer de algunos radicales [134].

      Los compuestos naturales son una fuente importante para el descubrimiento y el desarrollo de nuevos medicamentos antivirales debido a su disponibilidad y los bajos efectos secundarios esperados. Los flavonoides naturales con actividad antiviral se han reconocido desde la década de 1940 y muchos informes sobre la actividad antiviral de varios flavonoides están disponibles. Muchos flavonoides, a saber, dihidroquercetina, dihidrofisetina, leucocianidina, cloruro de pelargonidina y catequina, muestran actividad contra varios tipos de virus, incluidos el HSV, el virus sincitial respiratorio, el virus de la polio y el virus Sindbis [135]. La inhibición de la polimerasa viral y la unión del ácido nucleico viral o las proteínas de la cápside viral se han propuesto como mecanismos de acción antivirales [139]. 

      Durante mucho tiempo se ha informado que los flavonoides cumplen múltiples funciones en las plantas [140]. Varios factores abióticos y bióticos ayudan en la generación de ROS en plantas que conducen al estrés oxidativo. Se ha sugerido que los flavonoides representan un sistema secundario de defensa antioxidante en tejidos vegetales expuestos a diferentes tensiones [141].

       Prevención y cura de enfermedades utilizando fitoquímicos especialmente flavonoides son bien conocidos. Las frutas y verduras son fuentes naturales de flavonoides. Variedad de flavonoides que se encuentran en la naturaleza posee sus propias propiedades físicas, químicas y fisiológicas. La relación de la función de la estructura de flavonoides es epítome de actividades biológicas importantes. La eficacia medicinal de muchos flavonoides como agentes antibacterianos, hepatoprotectores, antiinflamatorios, anticancerígenos y antivirales está bien establecida. Otros logros proporcionarán nuevos conocimientos y sin duda conducirán a una nueva era de agentes farmacéuticos basados en flavonoides para el tratamiento de muchas enfermedades infecciosas y degenerativas.

       

      (2003) Lupin

      Las propiedades saludables de los flavonoides pueden derivarse de sus características antioxidantes como neutralizadores de radicales libres. Sin embargo, se han reportado algunas funciones más específicas, incluyendo su efecto sobre la prevención del cáncer, las actividades antiinflamatorias y antivirales, y su efecto positivo sobre la fragilidad capilar y la protección vascular.

       

      Magicktea palo azul logo - la llave a tu salud

       ¿Quieres tener una dentadura perfecta y combatir infecciones?
      ¡Prueba el Palo Azul y trata bien a tu cuerpo!
       

      boton para comprar palo azul